Sobre mí

El lector ideal es un traductor. Es capaz de desmenuzar un texto, retirarle la piel, cortarlo hasta la médula, seguir cada arteria y cada vena y luego poner en pie a un nuevo ser viviente.

Alberto Manguel

Yo fui lector antes que traductor, como todos. Sin embargo, he de reconocer que mi pasión era (y sigue siendo) el mundo de la informática. Al menos lo era antes de comenzar a descubrir que la mayoría de los libros que recogía religiosamente todos los martes y los jueves de la biblioteca municipal de mi pueblo habían pasado previamente por las manos de los más hábiles (y en algunos casos desconocidos) traductores, que a la postre se convertirían en mis compañeros de profesión.

Me llamo Juan Pedro Rico García, y nací en 1994 en un pueblo al norte de la provincia de Córdoba: Villanueva de Córdoba. Mi infancia transcurrió entre el deporte, la informática y la lectura hasta que llegó la hora de afrontar mi horizonte profesional. Tras cursar un Bachillerato de Ciencias en el instituto de mi localidad, estaba absolutamente convencido de que mi vocación sería picar código, pero el campo de la traducción se interpuso en mi camino.

Tras terminar el Grado de Traducción e Interpretación en la Universidad de Córdoba, mis intereses siguen basculando entre la lectura, los idiomas, el deporte y el Carnaval de Cádiz (del cual soy un grandísimo apasionado). He continuado formándome y trabajando en otros campos relacionados con la traducción, como el diseño de interfaces, el diseño web, la localización, la traducción de videojuegos, la maquetación y el desktop publishing (DTP), etc.

Si quieres saber más sobre mí, ¡haz clic aquí!